La reflexología

Publicada en Publicada en Reflexología

Breve historia

Ya desde el antiguo Egipto se conoce que se practicaba la reflexología, concretamente a comienzos de la IV dinastía (alrededor de 2.330 a.C.) se encontraron pinturas y jeroglíficos que hacían referencia a ella. También se cree que por esas fechas ya se practicaba el masaje reflexológico en la palma de la mano en la India y en China.

Pintura mural de Anjmahor en Saqqara, conocida como la tumba de los médicos.

Unos años más tarde, en 1917, el dr William H. Fitzerald (médico en el Hospital de Boston y que estudió además en Viena y otras partes de Europa) publicó un libro sobre la terapia zonal. Que consistía en presionar diversas zonas de los dedos de las manos y así conseguía un alivio del dolor.

A partir de ahí varias personas se interesaron por ese descubrimiento y fueron ampliando conocimientos, trasladaron la terapia a los pies donde vieron que aun surgía un mayor efecto y por el método de causa-efecto fueron relacionando las diferentes reacciones que aparecían en el cuerpo tras estimular uno u otro punto.

En la actualidad hay varias escuelas y diversas investigaciones sobre su efectividad.

Definición

La reflexologia es una terapia natural que busca restablecer el equilibrio del organismo.

Se basa en el conocimiento de que hay áreas en los pies y en las manos que reflejan todo su conjunto. Estas zonas reflejas muestran el grado de desequilibrio de los órganos  o partes del cuerpo representadas. Así mismo el estímulo de estas zonas mediante técnicas manuales determinadas crean un efecto a distancia y los moviliza buscando su equilibrio.

Efectos de la reflexología:

  • Reduce el estrés y la tensión
  • Mejora la circulación sanguínea y favorece el desbloqueo de la corriente nerviosa
  • Facilita la eliminación de toxinas
  • Equilibra los distintos sistemas
  • Actúa de forma preventiva

Tras enumerar estos efectos, es interesante añadir el conocimiento de que el 75% de las enfermedades actuales se puede atribuir al estrés y la tensión por ej.: problemas cardiovasculares, anorexia, palpitaciones, sudoración excesiva, dolores de cabeza, etc.

El cuerpo humano funciona gracias al “trabajo en equipo” de todos sus órganos y estructuras. Y éstos reciben su alimento o energía mediante la circulación sanguínea. Y las órdenes e instrucciones a través del sistema nervioso.

Un exceso de tensión en una zona del organismo puede producir un “bloqueo” o disminución de la corriente nerviosa o sanguínea alterando el funcionamiento de sus órganos.

Con la reflexología trabajamos estas tensiones para equilibrar todos los sistemas corporales (músculo-esquelético, respiratorio, circulatorio, linfático, urinario, digestivo, nervioso, endocrino, reproductor y sensorial)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *